JUGANDO CON ARCILLA

La arcilla  es un material que da muchísimo juego con los niños porque les permite mancharse - algo que ya sabéis que les encanta- y salen cosas muy bonitas.

Hay dos tipos de barro apto para manualidades: la arcilla roja y la blanca.

La blanca es menos sucia, se moldea más fácilmente y se pinta mucho mejor. Nosotros aprovechamos una blanca que traía un torno que le regalaron los reyes a mi hija mayor- del torno no hay post porque aun nos queda muuuuucho por practicar-.

La manualidad que hicimos fue muy sencilla y apta para realizar con niños muy pequeñitos.

Utilizamos cortadores de galletas de los de plastico con diferentes formas. Antes de que la masa secara le hicimos un agujerito arriba para meter la cinta- en este caso utilizamos cola de ratón de varios colores, la encontráis en cualquier mercería o en los bazares chinos.

Una vez hechas las formas que las niñas escogieron, las pintamos, les pegamos las lentejuelas y añadimos algún detallín más.

Y estos fueron los colgantes chulísimos para regalar a los abuelos y a Martín- un amigo que en breve cumple años.